Cannonau Naniha de Perdarubia: Pie franco y minimalismo

Cata Tenute Perdarubia

Tenute Perdarubia es una empresa realmente poliédrica. Sus actividades agrícolas comprenden la silvicultura, la olivicultura, la cultura de cereales antiguos, y la viticultura. Entre sus productos, son famosos su aceite extra virgen y dos vinos a base de la uva Cannonau.

Durante el último SorsiAperiWeb (un evento que organizamos en nuestro estudio), Mario Mereu ha presentado su empresa (nacida en 1949 y que ha llegado ya a la tercera generación de gestión familiar) y ha ofrecido para su cata el Naniha Cannonau di Sardegna DOC, un vino obtenido solamente con uvas Cannonau crecidas en plantas con pie franco.

‘Pie franco’ significa que la vis se cultiva sobre su raíz natural. Es un tipo de viticultura raro, pues gran parte de los viñedos en todo el mundo tiene vides europeas injertadas sobre raíces de vid americana. Esta complicación es normal desde las fines del siglo XIX, cuando se descubrió que la vid injertada en esta manera podía resistir al ataco de la ‘Filoxera de la vid’, un pequeño insecto que había devastado las vides con raíz (o pie) natural de casi toda Europa.

Mario Maereu durante el SorsiAperiWeb

 

La familia Mereu ha iniciado a apostar al pie franco ya en los primeros años ’70, y su elección se demostró segura y vencedora.

De hecho, los vinos Cannonau de la familia Mereu conquistan los paladares de expertos y de tantos consumidores, incluso de fuera de Cerdeña, y la bodega se distingue por un enfoque que definiría minimalista, porque usa sólo el artificio y la innovación estrictamente necesarios para compensar los límites de la naturaleza y de la tradición.

Hoy, Perdarubia posee casi 20 hectáreas de viñedo que cultiva siguendo el método biológico. Naniha nace de vides que tienen 20 años en promedio. Las uvas de Cannonau son seleccionadas y recogidas a mano. El mosto fermenta en acero, y el vino madura en acero y en botella.

 

Naniha 2016 (Cannonau, 14% alc/vol) en la copa

 

El vino es de un color rubí-granate de intensidad media. En la nariz se encuentran aromos frutales (cerezas, sea rojas que negras, ciruelas, fruta cocida) especiados (pimienta), y balsámicos. En la boca es estructurado y bien equilibrado entre acidez y taninos. Los sabores confirman las percepciones olfativas, que encontramos nuevamente en el final.

Naniha expresa la franqueza del Cannonau. El vino no pasa por la madera, y en este modo conserva las características primarias de la cepa. Se marida muy bien con quesos, fiambres, primeros platos con salsas rojas, y platos a base de carne roja. El óptimo equilibrio entre sus partes lo hace agradable incluso acompañar una charla entre amigos.

Pietro Lostia

(Traducción de Susana Alonso.)

 

Questo post è disponibile anche in: itItaliano

Related posts

Leave a Comment