Châteauneuf du Pape, una cata al Vinisud

Mientras estudiaba los vinos franceses durante mi curso de sommelier, Châteauneuf du Pape fue una de las denominaciones que más me impactaron.

Por este motivo, he aprovechado la ocasión de Vinisud 2018 para visitar el área de la fiera dedicada a los vinos de esta célebre AOC. Entre las distintas propuestas interesantes, tengo un recuerdo particularmente agradable de mi encuentro con Brigitte Chambon, del Château Gigognan. Te cuento aquí la cata de los vinos de Brigitte. Pero antes te comento algunas características de la denominación in general.

 

Descubriendo Châteauneuf du Pape

Châteauneuf du Pape, que le da el nombre a la AOC, es un pequeño municipio de origen medieval y surge en una colina a pocos kilómetros del río Ródano. Casi ciertamente la vid fue llevada a la zona por los Romanos, pero las primeras evidencias escritas se remontan a los siglos XIII-XIV. En esa época, el papa de Aviñón Giovanni XII erigió allí una residencia de verano, y el pueblo inició a obtener una cierta visibilidad. Giovanni consumía el vino producido en las tierras circundantes, y así el vino inició a ser conocido el “vino del papa”.

Rápidamente, la calidad de los vinos de Châteauneuf du Pape se difunde en toda Europa, y en el siglo XVIII las exportaciones eran crecientes. Nacieron los primeros grandes “domaines”, y se definió una primera delimitación del área de producción.

Châteauneuf du Pape fue una de las primeras áreas golpeadas por la filoxera, que devastó los viñedos europeos en los años ’70 del siglo XIX. Pero su producción repartió gracias a los reimplantes. En 1933 nace la AOC, que hoy tiene una superficie cultivada de unas tres mil hectáreas.

Normalmente, el terreno es rico de guijarros, que almacenan calor durante el día y lo emanan durante la noche. Además, estos cantos rodados retienen la humedad en los períodos secos. Estas características favorecen la maduración de las uvas. El clima es mediterráneo, con inviernos templados y veranos cálidos.

Château Gigognan nace en 1996, con la compra y restauración de un castillo en ruinas y de algunos antiguos viñedos circundantes. La empresa presta una atención particular a la conjugación de la producción vitivinícola con los servicios turísticos. En el stand he degustado dos añadas de un blend muy representativo de la AOC, que te presento a continuación.

 

Los vinos de Château Gigognan

Clos du Roi 2014 degustazione

Châteauneuf du Pape Clos du Roi 2014

Un vino obtenido con las variedades típicas del Ródano: Grenache (60%), Syrah (30%) y Mourvédre (10%). La vendimia se realiza manualmente, con una rígida selección de las uvas. Luego los racimos se aplastados y despalillados. Cada cepa fermenta separadamente, en tanques de acero inoxidable, a temperatura controlada. A la fermentación alcohólica sigue la maloláctica, después de la cual se mezclan los tres vinos. El 30% del blend madura en barricas de madera, el resto en tanques de cemento (que, como las barricas, favorecen la micro-oxigenación).

En la copa, el Clos du Roi se presenta con un atractivo color rojo rubí. En la nariz nos sorprende con perfumes delicados de frutos rojos pequeños, especias y aromas de bosque. Degustándolo descubrimos un vino intenso y persistente, con taninos elegantes. Un vino con gran carácter, que se acompaña perfectamente a carnes rojas, de caza y queso estacionados.

Clos du Roi 2015 degustazione

Châteauneuf du Pape Clos du Roi 2015

El blend del Clos du Roi 2015 es un poco diferente (60% de Grenache, 35 % de Syrah y 5% de Mourvédre), pero los métodos de vendimia y de producción son los mismos del Clos du Roi 2014.

De un color rojo rubí, en la nariz enseguida nos regala aromas complejos de frutos rojos pequeños y notas especiadas. En la cata, es sápido y persistente. La fruta madura se esposa en armonía con un tanino elegante. También este vino se marida bien a carnes rojas y de caza. Está listo para beber, pero Brigitte nos revela que podría continuar su maduración por al menos otros 8 años.

 

He apreciado mucho esta degustación, porque me ha permitido concentrarme en los matices de los vinos. Ahora siento la curiosidad de probar otras añadas del Clos du Roi y, en general, de catar otros vinos de Château Gigognan. La ocasión podría ser una feria o, mejor aún, un tour enológico en la zona.

Related posts

Leave a Comment