Almorzando con el Grillo Berlinghieri, una cata

Un almuerzo con platos a base de pescado, en un cálido día enero, a dos pasos del mar. Me parecía ser la protagonista de una famosa serie televisiva italiana filmada no tan lejos de aquí. En cambio, estaba allí por trabajo. El día siguiente tenía que presentar un tema en la conferencia sobre el turismo Digito, y habría hablado de vino, territorio y promoción digital.

Pero mientras tanto podía disfrutar tranquilamente de un par de horas delante al mar de Castellammare del Golfo, en compañía de una copa de un brillante Grillo. Me sentía muy emocionada porque era mi primer viaje a Sicilia.

Comencé mi almuerzo con una generosa entrada de langostinos marinados, y he apreciado mucho el sabor delicado pero decidido. Luego ordené spaghetti allo scoglio, que se demostraron igualmente sabrosos. Cuando me senté, había dicho al gestor que prefería estar liviana. Pero la abundancia de ambos platos me enseñó enseguida que en Sicilia esta opción no está prevista. Comes mucho, pero genuino y característico.

El vino en maridaje: Berlinghieri Vino Bianco Igt Terre Siciliane 2016

El Berlinghieri 2016 es un vino biológico producido por Cantine di Legami, una empresa que se encuentra en Trapani, en la Contrada Berlinghieri. El vino es hecho con sólo uvas Grillo. El terreno del viñedo se encuentra a 350 metros sobre el nivel del mar, y las uvas se recogen manualmente durante la primera semana de septiembre.

Luego de una breve maceración a baja temperatura y un suave prensado, sigue la fermentación a temperatura controlada. El 90% del afinamiento se realiza en tanques de acero, y el 10% restante en tonneaux de roble francés. El afinamiento dura hasta la primavera siguiente a la vendimia. Las cuvées resultantes son ensambladas un mes antes del embotellamiento. La gradación alcohólica es de 13,50% vol.

En la copa (no menos generosa de los platos) se observa un color amarillo pajizo con reflejos verdes. Un perfume intenso y persistente recuerda fruta tropical, flores blancas u cítricos. En el paladar emergen su frescura y mineralidad. Un vino elegante, armónico y sorprendente que lentamente, en cada sorbo, revela nuevos matices de su complejidad.

Ha sido un óptimo recibimiento, que ha marcado el resto de mi viaje en el gusto y los perfumes del lugar. A presto Castellammare del Golfo!

Related posts

Leave a Comment