El aperitivo del sábado: Cannonau di Sardegna DOC y mermeladas de Mamoiada

 

La ocasión es una de las que más amo; es decir, el sábado en casa. Justamente es en el fin de semana que me concedo una de mis pasiones: un buen asado de carne, precedido por un aperitivo especial.

En Argentina, el aperitivo que precede el plato a base de carne asada se llama picadita. La costumbre de la picadita me acompaña desde que era pequeña. Con el pasar de los años, he sumado nuevos sabores o maridajes, pero mi objetivo es siempre gustar algunas tapas tentadoras antes del plato principal.

El aperitivo tentador

Aperitivo tentador

Este sábado para la picadita elegimos unos quesos y mermeladas gourmet. Elegí dos tipos distintos de quesos de oveja: uno bien estacionado y otro a media estación, ambos de Dorgali, un pueblo de Cerdeña. Habría incluido una ricota de cabra, pero no la encontré. Será para la próxima vez.

Las mermeladas eran las de la empresa Sa Mariola, de Sandro Puggioni. Sandro, junto a su esposa Daniela, produce mermeladas y jaleas en Mamoiada, la tierra del Cannonau de altura.

Las mermeladas de Sa Mariola contienen el 100% de fruta, y no contienen conservantes, ni agentes espesantes ni azúcar añadido. La empresa usa sólo fruta cultivada en el territorio de Mamoiada, y su producción sigue elevados estándares de calidad. Sa Mariola se inspira en la importante tradición vitivinícola local.

Dos de sus jaleas que habíamos incluido en el aperitivo se llaman propiamente Ahina, que en dialecto significa ‘uva’. Una es producida con uvas Cannonau y la otra con Granazza (una variedad autóctona de uva blanca). Completamos con dos mermeladas de naranja: la primera especiada a la rosa canina y la segunda al peperoncino. Sandro y Daniela también producen otras jaleas, que espero probar pronto: naranja con cáscara, especiada con jengibre; tartufo de Laconi.

El Cannonau di Sardegna DOC en maridaje

Cannonau Fertas cata de vino

El vino en maridaje es Fertas Cannonau di Sardegna DOC 2014 (alc/vol 14%). El vino es producido por la Cantina F.lli Contu de Siniscola, con sólo uvas Cannonau, recogidas y seleccionadas manualmente. El trabajo en la bodega es el clásico: despalillado, maceración, y fermentación a temperatura controlada. Territorio y sabiduría técnica dan juntos un vino óptimo, que de hecho ha obtenido la medalla de plata en la quinta edición del Grenaches du Monde (2017).

En la copa enseguida noto un color rojo rubí invitador. En la nariz, me envuelve un perfume complejo, de frutos rojos, violetas y aromas de matorral mediterráneo, acompañado por aromas de especias. Durante su degustación, encuentro un intenso sabor, persistente con taninos elegantes.

El Fertas nos hizo compañía desde las mermeladas y los quesos, a la carne de vaca y de cerdo. Armónico y placentero, se ha maridado muy bien con todos los platos y nos estimulado siempre un nuevo sorbo.

Al próximo asado!

 

Questo post è disponibile anche in: itItaliano

Related posts

Leave a Comment