Suergios: degustación y cena en Cala Gonone

Era el último sábado de un verano largo y era también uno de nuestros últimos días de vacaciones. Habíamos llegado a Cala Gonone, en Cerdeña, el día anterior, y teníamos muchas ganas de comer pescado, pues normalmente es de alta calidad en este pueblito del Golfo di Orosei. La noche anterior pasando adelante del restaurante Cibo D’amare tuvimos la ocasión de leer su menú. Así, decidimos volver y probar sus platos más interesantes, sabiendo ya que habríamos pasado una linda nochecita a pocos pasos del mar.

Efectivamente, el lugar era realmente muy bonito, una amplia parte de la sala tenía grandes ventanas que daban hacia el mar y el puerto. Podría parecer inútil repetir que la idea de un plato a base de pescado crecía en cada mirada que daba al paisaje, pero era así realmente. Pero antes quería probar el Avocado del diavolo, porque soy una amante del guacamole. La elección se reveló vencedora, desde su presentación original, al gusto picante justo, a una frescura infinita. El gazpacho de Pier era óptimo también: un mix de sabores que recordaban muy bien la típica receta española.

En el menú tenían distintos vinos interesantes. Y uno de estos era Suergios, el vino rosado de Cantine Mastìo, que ya habíamos degustado durante una visita a la bodega y que nos había gustado. Y fue Suergios, entonces.

Como plato principal elegimos el mismo plato: una pasta abundante y muy buena, condimentada con una salsa delicada a base de coquinas, almejas y cangrejo.

Suergios 2015 de Cantine Mastìo

Ya habíamos visitado la bodega de los hermanos Mastìo en junio. Michele y Antonio dirigen con pasión y dedición la producción de sus vinos, y se están preparando para dar a los enoturistas la posibilidad de alojarse. Michele nos mostró los viñedos, que se encuentran apenas afuera de Galtellì, un pueblito de la Baronia con una larga historia. Los viñedos de Mastìo hospedan una variedad de vides, sean locales que internacionales. Estas se trepan empinadas sobre las colinas pedregosas soleadas que donan a sus vinos características peculiares.

Suergios es un Cannonau rosato que permanece en contacto con sus pieles por 12 horas y luego fermenta a baja temperatura controlada. Después de la cata en la bodega de Mastìo he probado otras veces Suergios, y lo he siempre encontrado sorprendente. Incluso en el Cibo D’amare he descubierto nuevos matices mientras lo acompañaba con óptimos platos.

Observándolo en la copa desvela un color rosado tenue. En la nariz se percibe frutos rojos delicados y perfume de rosa. Una vez probado, en la boca es fresco y frutal, suave y elegante. Un compañero perfecto y versátil, que va muy bien desde el aperitivo hasta la cena completa. Este 2015 es óptimo si se bebe ahora, pero podría conservarse bien por al menos otro año.

 

Related posts

Leave a Comment